Política Economía Comunicación Personas Confidencial

jueves, 17 de diciembre de 2009

España soporta otro paro empresarial

Ya lo dijimos aquí, en gacetilla, en una anterior ocasión con motivo de la huelga patronal de los agricultores: estamos en un país, donde los que hacen huelga no son los trabajadores, sino los empresarios. Un país que está intentando salir de una grave crisis económica, donde son los empresarios los que están constantemente exigiendo al Gobierno “soluciones” y no dudan en ir al paro para lograrlas. Es lo que se conoce ya como “patriotismo económico”.


Una nueva huelga empresarial tenemos a las puertas, la del taxi. No la de los asalariados, sino la de los propietarios. Y todo a causa de un malentendido por parte de estos profesionales que temen que la denominada Ley Ómnibus les afecte directamente a su trabajo.

La ya popular Ley Ómnibus, de nombre real “Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres”, es el resultado de trasladar a la legislación española la Directiva Europea de Servicios, que modifica 47 leyes nacionales para la liberalización del sector servicios en España.

Efectivamente, señores taxistas, el artículo 21 de la Ley Ómnibus obliga a reformar la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres, pero ésta modificación no afecta de ninguna manera al sector del Taxi. Ya que la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres es una ley de ámbito nacional y el taxi, por su naturaleza, se rige por normativa autonómica y local.

Señores profesionales no es cierto, y quien diga lo contrario miente, que un taxi de la localidad “A” vaya a poder operar en la localidad “B“ acogiéndose a esta norma, y, mucho menos, que nadie con su coche particular vaya a poder ofrecer servicios de taxi, o que el cliente vaya a tener que negociar las tarifas con los taxistas.

En definitiva, la Ley Ómnibus no afecta a las licencias de taxi ya que las autorizaciones seguirán rigiéndose por la normativa municipal y, en su caso, por la legislación autonómica. Así que se mantiene el cupo de autorizaciones de las localidades. Esta nueva norma no afecta a las tarifas de los taxis, sino que se mantienen los precios urbanos e interurbanos. Y tampoco afecta a las autorizaciones para el transporte interurbano de viajeros. Es decir, un taxi con una licencia de un municipio no puede recoger clientes en otro municipio diferente al que le ha otorgado la licencia.

Entonces, si esta ley no afecta a los taxis, se preguntarán queridos lectores, ¿para qué se saca ahora generando este conflicto y el paro de los taxistas?. Pues bien la respuesta es clara, la norma sale a la luz ahora porque Europa nos lo exige.

Y el lector pensará, y a quienes afecta esta ley. Concretamente al servicio de alquiler de vehículos con conductor, al eliminar las reglas de origen y destino en estos servicios, de forma que la autorización para prestarlos tenga validez en todo el territorio nacional. Esto supondrá un incremento del mercado, abriendo nuevas posibilidades y productos con especial incidencia en el turismo de calidad o en los servicios a empresa.

Dicho esto, por lo demás la normativa seguirá igual que ahora. Es decir, los titulares de coches de alquiler con conductor: continuarán sin tener los precios regulados, sino que seguirán pactando el precio entre las partes y no podrán recoger clientes ni en las paradas de taxi, ni por la calle.

En la categoría de coches de alquiler con conductor se encuentran, entre otros: alquiler de limusinas, vehículos en los aeropuertos para altos ejecutivos, vehículos de flota de empresas o vehículos para viajes organizados de un grupo reducido de personas.

Así que no nos liemos. El alquiler de coche con conductor ha sido siempre y sigue siendo un servicio distinto al del taxi. Así que debe de quedar muy claro que esta norma no supone otra cosa que la aplicación de la directiva europea en España, no liberaliza el sector del taxi, ni tampoco permite que un particular pueda ofrecer servicios de taxi sin licencia.

4 comentarios:

angel dijo...

Me he quedado patidifuso con la huelga del industrial del taxi. Quisiera hacer una pequeña observación; ¿se han preguntado uds. cuantos de éstos profesionales, son funcionarios,bomberos, guardias u8rbanos, po9licias nacionales, incluso muchos de ellos jubilados,? teniendo en cuenta que están cobrando un sueldo seguro. Ya sé que la licencia se la han pagado con su sudor, pero acuerdense de vivir y dejar vivir.

Manuel Santaella dijo...

Y eso, además. Gracias Ángel.

Anónimo dijo...

Hola, buenas noches, yo vivo en Madrid y llevamos dos días de pesadilla llegando todas partes en cualquier transporte público o privado, que circule por la superficie dela ciudad y el metro, que podría ser una alternativa, no lo es, porque no lo pueden usar la mayoría de nuestros mayores por los problemas de accesibilidad (lease escaleras y escaleras). ¿Hasta dónde quieren llegar con la crispación y el enfado de los ciudadanos? ¿Es moral tener problemas para que un taxi lleve a un familiar al servicio de urgencias de un hospital? A mí me ha pasado y os aseguro que es angustioso ¿Es normal bloquear una ciudad cuando, como explica muy bien el señor Santaella, el "problema" de estos señores es el que España debe adaptar una norma de la UE y que par más recochineo a los empresarios del sector del taxi ni les va ni les viene y para colmo no les toca la cartera, que al parecer es lo que más les importa?. Ya está bien!!. Es indignanate y,además, inmoral.
Empresarios del taxi, por favor no no tomen como rehen nuestra ciudad y por favor sean, como hasta ahora han sido, un servicio público para quienes les necesitamos y dejen la política para quienes viven de ella, porque ustedes, que yo sepa, viven de las carreras que les pagamos los ciudadanos.

Manuel Santaella dijo...

Gracias por su comentario. Estoy totalmente de acuerdo con usted en que estamos inmersos en un climna de crsipaciçon provocado del que, al final, somos rehenes los ciudadanos.

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)