Política Economía Comunicación Personas Confidencial

viernes, 27 de noviembre de 2009

Zapatero quiere un nuevo orden económico


El Consejo de Ministros aprueba hoy viernes el anteproyecto de la ya denominada Ley de Economía Sostenible, una norma anunciada ya hace seis meses y con la que el Gobierno, que preside José Luis Rodríguez Zapatero, pretende construir en España un nuevo modelo económico capaz de afrontar los retos a los que nos enfrentaremos en los próximos 10 años. Las claves de esta nueva economía estarán precisamente en su sostenibilidad medioambiental y en la justicia social. Es lo que desde el Ejecutivo se ha denominado la nueva economía del siglo XXI.

Las medidas que ha tomado el Ejecutivo durante la crisis, parecen que ya están dando su fruto y ahora que la crisis ha tocado fondo y se atisba la recuperación, el Gobierno afronta el reto de transformar nuestro modelo productivo, para hacerlo más competitivo e innovador, y, al mismo tiempo, social y medioambientalmente sostenible. Para ello se ha presentado esta macro ley que configura un nuevo modelo económico, basado en: el conocimiento, el desarrollo tecnológico y la innovación. Y todo ello para recuperar el crecimiento, pero a diferencia de los modelos económicos neoconservadores, sin pérdida de ninguno de los derechos sociales.


Todos -países, organizaciones internacionales, economistas y expertos en el sector financiero- coinciden en afirmar que esta crisis ha obligado a cambiar el modelo de crecimiento económico. El Gobierno se ha puesto en marcha y, desde el pasado mes de mayo, 13 ministerios, todos los que conforman el Gobierno, excepto los de Eexteriores, Interior, Defensa y Cultura, han trabajado en la elaboración de este anteproyecto de ley.


Aunque el cuerpo del anteproyecto aún no ha salido del Consejo de Ministros, gacetilla ha podido saber que la nueva norma, al igual que con todas las leyes que ha aprobado el Gobierno, dispondrá de una dotación inicial de 25 millones de euros. 20.000 millones estarán destinados, dentro del Fondo para la Economía Sostenible, a apoyar la financiación del sector privado en proyectos de inversión que contribuyan a la innovación y el desarrollo tecnológico, la internacionalización empresarial, el ahorro y la eficiencia energética y el desarrollo de servicios sociosanitarios, en especial los vinculados a la atención de la dependencia. A esto hay que añadir otros 5.000 millones, hasta completar los 25.000, que irán destinados, dentro del Fondo de Inversión Local, a que los ayuntamientos promuevan en sus municipios el mismo tipo de inversiones productivas que el Fondo para la Economía Sostenible.


Entre las medidas y reformas que la nueva ley dispondrá están:


Una reforma del sistema financiero, introduciendo mayores mecanismos de regulación y control, así como límites a los incentivos de los altos directivos. Una reforma de los organismos reguladores para aumentar su eficacia. Nuevas medidas para favorecer la internacionalización de las empresas españolas. Mecanismos de simplificación de la relación de las empresas con las administraciones. Nuevas reformas en la contratación pública para favorecer la competitividad. Lucha contra la morosidad. Colaboración público-privada en el desarrollo y gestión de infraestructuras. Lanzamiento de las empresas de servicios energéticos para favorecer el ahorro y la eficiencia energética, utilizando recursos inactivos en el sector de la construcción. Prospectiva energética para el horizonte 2020. Movilidad sostenible, incluyendo el vehículo eléctrico. Reforma de la desgravación por compra de vivienda. Fuerte impulso fiscal a la rehabilitación de viviendas y al alquiler y, por último, fuerte impulso fiscal a la investigación, desarrollo e innovación para el sector privado.


El Gobierno está convencido de que el futuro económico de España pasa por esta ley de sostenibilidad y visto lo visto, esperemos que esta ley de sus frutos porque, en este siglo XXI que henos comenzado a andar, ya no es sostenible una economía desregulada del modelo neoconservador de enriquecimiento rápido y sin ninguna solidez, tal y como se ha demostrado esta crisis. Ni un sistema financiero internacional desprovisto de todo mecanismo de supervisión y de control. Ni que el 90% de la producción mundial siga utilizando fuentes de energía que destruyen la tierra, contaminan el mar y envenenan el aire. Ni que la Economía y el empleo en España tengan su principal base en el ladrillo. Ni querer avanzar deprisa, como exige la sociedad actual, si no tenemos una Administración más ágil, más innovadora y menos burocrática. Ni, por supuesto, ser competitivos en la Economía, sin un sistema educativo de primer nivel.


Para el PP parece que la respuesta a esta crisis económica es volver a las políticas de 1996, y ya dicen no a esta nueva norma, como siempre sin esperar siquiera a conocerla ni presentar alternativa conocida. Es como escuchar esos mensajes tan políticamente correctos que aparecen cuando se estropea algo y no tiene ya arreglo: “Hemos decidido centrar nuestros esfuerzos en otras áreas”. Como siempre, la oposición ni está, ni se le espera.

2 comentarios:

angel dijo...

Me parece a priori una ley bastante digna, espero que se resuelva esta crisis, que tanto daño esta haciendo a la economia en gral. En cuanto a la oposicion, ni que decir tiene; la poca democracia externa,y que se han basado en la cultura del "NO" a todo, y de ahi no hay quien los baje del burro.

Manuel Santaella dijo...

Dentro de unos dias publicaremos un artículo de opinión de un economista analizando la ley y la crisis actual. saludos.

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)