Política Economía Comunicación Personas Confidencial

miércoles, 25 de noviembre de 2009

El Alakrana saca la “política de garrote” del PP



El final feliz del secuestro del buque pesquero Alakrana todavía colea y es que hay quien hace de la confrontación todo un estilo de vida. Que los familiares o los marineros liberados digan “perlas” que rayan lo xenófobo, pase porque han sido ellos quienes han padecido en su propia carne el secuestro, pero que en el Hemiciclo se digan barbaridades como las escuchadas hoy miércoles día 25 alcanza ya lo incalificable.


Desde gacetilla ya se señaló que nos habíamos mantenido al margen de esta noticia por razones obvias (había un grupo de trabajadores españoles en peligro), pero una vez liberados sin haber tenido que lamentar ninguna desgracia hace que cambien las cosas y se saque también desde estos píxeles, el análisis.


Algunos pretenden que nuestro país rememore viejas glorias y vaya por el mundo con su Ejército en píe de guerra amedrentando a diestro y siniestro cuando es atacado, allende de nuestra frontera, cualquier interés español, sobre todo si ese interés es económico: Que Chávez le corta el grifo a Repsol, ataque a Caracas. Que Gadafí hace lo propio con Gas Natural, pepinazo a Trípoli; que Evo Morales decide que Telefónica abandone el país, La Paz borrada del mapa. Vamos que hay que enseñarles a respetar los intereses españoles. Y si quien lo hace son unos piratas, pues a por ellos a sangre y fuego.


En pleno Siglo XXI todavía el efecto Bush sigue latente, yo diría que muy latente, entre el conservadurismo occidental, que aquí en nuestras fronteras representa el Partido Popular, y hoy hemos vivido una escalofriante representación de su filosofía en política internacional.


Estaba la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, explicando ante sus señorías en el Congreso los pormenores del denominado ya “caso Alakrana” y aseguraba a los oyentes que al Ejecutivo le habría gustado detener a los piratas una vez liberado el buque, pero optó por disparar sólo al barco y por no seguir disparando cuando los piratas llegaron a tierra.


En eso llegó desde la bancada azul la portavoz Soraya Sáenz de Santamaría para acusar al Gobierno de “tener muchos perjuicios” a todo aquello que "suponga el uso legal, proporcionado y reglado de la fuerza".


La portavoz popular le dijo a De la Vega que si hubieran hecho caso de las recomendaciones que le hicieron los grupos parlamentarios tras el caso del “Playa Bakio” "se habría evitado el apresamiento del Alakrana”. La conservadora Sáenz de Santamaría señaló ante sus señorías que el artículo 16 de la Ley de Defensa Nacional establece como operaciones de las Fuerzas Armadas "preservar la seguridad y el bienestar de los ciudadanos españoles en el extranjero".


La vicepresidenta primera dejó bien claro ante sus señorías que el Gobierno se rige por unas reglas “del juego" distintas a las de los piratas, unas reglas "garantistas" del Estado de Derecho y que eso incluye "respeto a los derechos de los detenidos". "No se es más eficaz en la lucha contra el crimen contraviniendo las normas", avisó.


De la Vega quiso saber si el PP, lo que pretendía es que se desplegaran soldados "invadiendo un país", actuando al margen de la ONU y "disparando indiscriminadamente". "No llego a comprender a qué se refieren", le espetó a Sáenz de Santamaría.


Defendió, además que la liberación se hizo "de forma impecable", protegiendo a los pescadores, "evitando un nuevo intento de secuestro" e intentando detener a los piratas en la medida posible para no poner en peligro a la tripulación: "Donde ustedes ven humillación yo veo responsabilidad, donde ven dejación yo veo valentía y entereza", argumentó frente a las críticas del PP. "El Gobierno ha actuado en todo momento con responsabilidad y cumpliendo a rajatabla la ley, de cuyo margen no nos hemos salido, se lo aseguro, ni un milímetro", aseguró la responsable del Ejecutivo.


Un secuestro de un barco, en un país extranjero, con unas condiciones fuera de la legislación internacional es muy difícil de gestionar, recordemos que existen aún once barcos apresados por los piratas y a la espera del pago del rescate. Este tipo de situaciones no se resuelven invadiendo un estado, por muy desmembrado que se encuentre, ni atacando con buques de guerra a todo el que navegue por esas aguas y sea de piel oscura. Este tipo de situaciones requieren actuaciones coordinadas, personas con la cabeza fría y negociaciones a muchos niveles.


Aquí, ya lo dijimos, ha podido fallar en algo el Gobierno, pero también la oposición, los jueces, los periodistas y los armadores del buque y quizá, porque no, quien dio la orden de salirse del área de protección marítima de las fuerzas que participan en la “Operación Atlánta”, si es que esa orden se dio.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una vez mas, se ponen en evidencia la conservadora derecha de este pais. Como muy bien recordo la Vicepresidenta del Gobierno, cuando estaba el sr.Rajoy de Ministro del Interior, y cuando secuestraron a dos españoles en Georgia, llevo la voz cantante de todo el proceso, enviando un policia con dinero en un avion; "cosa prohibida" para pagar el rescate de esos Srs. Tras su liberacion, el padre de uno de ellos, confirmo que el gobierno les habia ayudado a pagar dicho rescate. Como diria un famoso y profundo humorista: "PAIS"

Manuel Santaella dijo...

Estoy totalmenbte de acuerdo con usted. Parece que para el Sr. Rajoy una cosa es predicar y otra bien distinta dar trigo. Saludos.

Anónimo dijo...

¿Cómo puede nadie en su sano juicio hablar de "fracaso" si están todos en casa sanos y salvos?

pirata dijo...

pruebas

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)