Política Economía Comunicación Personas Confidencial

martes, 26 de enero de 2010

PP: almacenes nucleares, depende


Almacén holandés de Habog, en el que se basará el ATC español
Si hay un partido que apuesta claramente por la energía nuclear, ése es el PP, pero si hay un partido al que no le gusta que los residuos nucleares estén cerca de “su casa”, ése también es el PP y si no, no se entiende que quieran expedientar a los alcaldes que votan a favor de ubicar en sus pueblos el nuevo almacén de residuos nucleares, como ha dicho la secretaria del partido conservador María Dolores de Cospedal, tras la decisión en ese sentido del alcalde del PP en la localidad de Yebra, (Guadalajara), que junto con la tarraconense de Ascó han optado al “concurso” para acoger el Almacén Temporal Centralizado de residuos nucleares (ATC).

Desde antes de su llegada al Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero se ha opuesto claramente a la energía nuclear y ha apostado por otro tipo de energías renovables y sin embargo, en su responsabilidad de Gobierno, considera que el almacenamiento de residuos radioactivos que ya hemos generado es una realidad que hay que afrontar. Todas las sociedades desarrolladas afrontan la solución de los residuos que generan, sean del tipo que sean. Por ello, el Gobierno ha propuesto una solución idéntica a la que actualmente utilizan los países más desarrollados del mundo, el denominado Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radioactivos.

Esta actitud no es nueva, en diciembre de 2004 todos los grupos votaron a favor de una resolución por la que se insta al Gobierno a la construcción de una ATC para los residuos nucleares que generan nuestras centrales. Actualmente en España existen ocho almacenes temporales porque las centrales nucleares existentes tiene el suyo propio y, además, está en funcionamiento el centro de El Cabril, en Córdoba, al que también se envían residuos procedentes de tratamientos hospitalarios. Pero estos almacenes están ya al límite de su capacidad.

En la actualidad y desde el año 1984, una parte importante de los residuos radioactivos se envía a Francia, lo que supone un coste total para el Estado español de 575 millones de euros, cantidad que se calcula del pago desde ese año 1984 hasta el 31 de diciembre de 2010. Y se ha calculado a diciembre del 2010, porque el Gobierno francés ha aprobado una Ley por la que prohíbe el almacenamiento de residuos nucleares de terceros países en su territorio a partir del 1 de enero de 2011, pero además penalizará con el pago de 60.000 euros diarios a aquellos países que no hayan retirado los residuos que tengan en su territorio.

Es decir, que a partir del 1 de enero de 2011 no sólo no podremos enviar más residuos a Francia, si no que el Estado español pagará 60.000 euros diarios de penalización, que son casi 10 millones de las antiguas pesetas al día, por los que tenga allí en ese momento. Este dinero será devuelto prácticamente en su integridad en el momento en que los residuos se retiren del país vecino.

Pero queridos lectores, 60.000 euros al día es mucho dinero. Con 60.000 euros diarios se pagan, por ejemplo, 2.369 pensiones en un día  -759,86 euros/mes de pensión media en diciembre de 2009- o  2.842 Salarios Mínimos Interprofesionales (SMI) en un día -633,3 euros/mes de SMI para 2010-, o 1.059 salarios medios en un día -el salario medio en 2007, último dato disponible según la Encuesta de Estructura Salarial, fue de 1.699 euros/mes-.

Pero comprendiendo las reticencias, hay que señalar que un ATC de residuos radioactivos no es un cementerio nuclear porque, como su propio nombre indica es temporal, hay una gestión permanente del material y se pueden realizar cuantas inspecciones se quiera para conocer el estado del material. Es por ello que el Gobierno ha optado por la construcción de un Almacén Temporal Centralizado que permitirá una mejor gestión de los residuos radioactivos de alta actividad porque son vigilados en todo momento y pueden ser rescatados para un futuro proceso y tratamiento conforme a técnicas más avanzadas que son hoy objeto de investigación. Sólo los países más desarrollados como Alemania, Bélgica, EE.UU., Rusia, Francia, Holanda, Japón, Reino Unido, Suecia y Suiza tienen este sistema porque es el más seguro y el más costoso.

El Gobierno ha calculado, según ha podido saber gacetilla, que el almacén podría estar operativo en 2014.

Pero qué es un ATC. El Almacén está diseñado para asegurar la ausencia de impacto sobre el medioambiente y sobre las personas y el diseño genérico ya ha sido aprobado por el Consejo de Seguridad Nuclear y tiene unas características similares al almacén holandés de Habog, que es el modelo en el que se ha basado el ATC español. El aislamiento del combustible gastado se basa en un sistema de tres barreras contrastado en todo el mundo. La triple barrera incluye una cápsula de acero inoxidable, un tubo de almacenamiento de acero inoxidable y una estructura de hormigón de gran espesor. Esas barreras, aseguran los expertos en la materia, son impenetrables por las radiaciones. 

El Gobierno ha querido que sean los propios ayuntamientos quienes decidan si quieren o no tener en su localidad este almacén y ha propuesto una serie de compensaciones para quien al final resulte elegido. Ya en diciembre de 2009 el Gobierno abrió una convocatoria para el emplazamiento del Almacén Temporal Centralizado y la elección del municipio que albergará el ATC se hará a partir de una candidatura voluntaria presentada por el propio municipio interesado y siempre consensuada entre administraciones, sindicatos, organizaciones empresariales y vecinos, todo lo contrario de lo que propone el PP que quiere que la ubicación del almacén sea impuesta por el Gobierno, “para no generar tensión”.

La instalación de la ATC en un municipio incluye junto al almacén la construcción en dicho municipio de un centro tecnológico asociado y un parque empresarial. La construcción del almacén supondrá una inversión total de unos 700 millones de euros y generará más de 300 empleos directos con algún periodo en el que trabajarán unos 500 trabajadores.

Una vez finalizada la construcción, necesitará 150 empleos entre titulados superiores, técnicos, operarios y administrativos, incluyendo el personal investigador del Centro Tecnológico. Y además, el municipio y los de su entorno recibirán anualmente 6 millones de euros durante 60 años, a los que se sumarán un máximo de cofinanciación del 30% para proyectos de inversión y desarrollo del medio ambiente llegando a poder recibir cada año 1,8 millones de euros adicionales.

Se trata de una cantidad económica muy importante, pero sobre todo se trata de resolver una necesidad imperiosa que tenemos como país y que, una vez más, debería haber sido objeto de consenso entre las dos fuerzas mayoritarias en un tema tan delicado. Curiosamente una vez más, quien apuesta por este tipo de energía es siempre quien más problemas pone a la hora de solucionar qué hacer con los residuos que genera.


1 comentario:

angel dijo...

Nada que decir, únicamente glosar que, ese dinero que se paga a Francia, nos lo ahorraremos todos los Españoles, a pesar de las rabietas e incongruencias del PP, como lo ha demostrado en el municipio de Yebra, en cuanto a Ascó, los que se oponen, no se acuerdan de las recompensas millonarias que se dieron, por dejar instalar las nucleares, y tal como está la situación económica, vendrían muy bien toda ésa lluvia de millones. "viva la loteria"

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)