Política Economía Comunicación Personas Confidencial

viernes, 5 de febrero de 2010

El Gobierno "controla" a los controladores

Aplausos en amplios sectores de la sociedad hacia el ministro de Fomento, José Blanco, en lo que parece, a día de hoy, un muy buen trabajo del Gobierno que ha sabido explicar su postura a todos los españoles y ha tomado una decisión firme con la aprobación en Consejo de Ministros del Real Decreto Ley  para regularizar la situación del control de la navegación aérea, o dicho de otro modo, para "controlar" a los controladores y garantizar el tráfico aéreo en las vacaciones próximas de Semana Santa.

José Blanco, en su intervención posterior al Consejo de Ministros, ha justificado la medida por razones de “efectividad” y para que los “costes sean asumibles”, circunstancias que no estaban garantizadas, y ante la falta de acuerdo tras 65 reuniones con los controladores aéreos para la firma de un nuevo pacto.

El Gobierno señala que con este Real Decreto pretende garantizar la seguridad, eficacia, continuidad y sostenibilidad económica y financiera de la prestación de servicios de tránsito aéreo, reducir el déficit de 300 millones que ahora mismo tiene la navegación aérea, lo que supondrá a su vez reducir las tasas y, como consecuencia de ello, bajarían los precios de los billetes de avión y posibilitar la formación de 500 nuevos controladores aéreos.

Para el Gobierno, no es de recibo que los controladores trabajen de media 17 horas semanales (los de turno diario), los de turno de noche 13 horas semanales, incluidas horas extraordinarias, cuando cualquier trabajador hace una jornada de 40 horas semanales. Por el contrario, sus salarios medios rondan (referencia de 2008) los 334.000 euros al año

Sueldo (euros/año)
Número de controladores
Más de 900.000
2
540.000-900.000
143
360.000-540.000
713
334.000
Media
270.000-360.000
701
180.000-270.000
590
Menos de 180.000
214

Pero aquí no acaba la cosa, estos privilegiados trabajadores disfrutan, según el convenio, de tres quincenas de vacaciones, una de ellas debe ser en verano (cuando hay más tráfico aéreo) y su jubilación no va a la zaga: los controladores pueden jubilarse en cualquier momento a partir de los 52 años si así lo deciden. Desde ese momento, perciben 170.000 euros hasta los 65 años, donde pasan a cobrar la pensión máxima y por si todo esto fuera poco, y también como consecuencia del convenio de 1999, los controladores tienen en sus manos la organización del trabajo, lo que dificulta y a veces impide a AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) la organización del servicio

Y, se preguntarán amigos lectores ¿por qué los controladores no quieren avanzar en un nuevo convenio?, pues sencillamente porque el convenio anterior, firmado en 1999, es tan ventajoso que su único objetivo, señalan fuentes negociadoras, es bloquear las negociaciones para que no haya acuerdo y poder así prorrogarlo. Los controladores llevan torpedeando la negociación y la han hecho fracasar tras más de 65 reuniones sin realizar una sola propuesta que garantice la continuidad y sostenibilidad económica y financiera del sistema.

Fuentes de la negociación, consultadas por gacetilla, aseguran que la estrategia de los representantes de los controladores ha sido, como cada año,alargar esta situación hasta Semana Santa para forzar, como han hecho otras veces, un acuerdo a cualquier precio bajo la amenaza de colapsar el tráfico aéreo durante esos días de vacaciones, pero AENA no está dispuesta a dilatar por más tiempo una situación que pone en riesgo la fluidez y la continuidad del tráfico aéreo en nuestro país.

¿Pero los controladores han propuesto algo en esas 62 reuniones? AENA asegura que sí han realizado una propuesta que no sólo deja las cosas como están, sino que incrementa aún más los costes y no incluye la organización del trabajo y además, solicitan una pensión vitalicia de 170.000 euros al año a la que acogerse cuando estimen oportuno desde los 52 años. Los controladores habían propuesto que las decisiones sobre la organización del trabajo continúen en sus manos.

AENA, por su parte, propuso para garantizar la continuidad del tráfico aéreo y la movilidad de los ciudadanos que utilizan los aeropuertos españoles, que la planificación, organización y control del servicio de navegación aérea corresponda en exclusiva a AENA, que será quien determine las plantillas de controladores en cada dependencia. Además, una jornada razonable equiparable a la que realizan el resto de controladores de la Unión Europea.

Ante la imposibilidad de seguir avanzando en las negociaciones, el Gobierno ha sacado este Real Decreto, que ha entrado en vigor hoy mismo tras su inclusión en el BOE (Boletín Oficial del Estado), y que regula la prestación de servicios de tránsito aéreo por empresas nuevas certificadas tal y como ya se hace en el resto de Europa, de acuerdo con la normativa comunitaria. Es decir, se abre el mercado a otros operadores civiles, nacionales o extranjeros, autorizados Además, AENA recupera la organización y dirección del servicio de control aéreo: determinación de la configuración operativa (las pistas que se abren o cierran al tráfico) y determinación de los turnos de trabajo y del personal necesario en cada puesto (en el convenio de controladores de AENA esta capacidad estaba enteramente en manos de los empleados controladores aéreos).

También se regulan algunas especialidades de la relación laboral de los controladores en general. De las actuales 11 horas de trabajo efectivo a la semana (establecidas en el convenio) se pasa a 18 horas de trabajo efectivo semanal. En el turno de noche son aún menos: pasan de las actuales 7 horas a la semana a 12 horas semanales y se limitan las horas extras al máximo previsto en el Estatuto de los Trabajadores (80 al mes).

El Real Decreto establece también medidas transitorias aplicables a los controladores de AENA, para garantizar la continuidad y seguridad del servicio durante el proceso de adaptación a la nueva regulación entre las que destacan: suspensión durante tres años de nuevas incorporaciones a “la Licencia Especial Retribuida”, que es la que les permitía, hasta ahora dejar de trabajar, a partir de los 52 años y seguir cobrando 170.000 euros al año, hasta los 65 años y que ellos pretendía hacer vitalicia ahora. Y fijación de un horario máximo obligatorio de 1.750 horas, que podrá modificarse mediante real decreto previa audiencia de los sindicatos más representativos de ámbito estatal, recordar que actualmente el horario obligatorio es de 1.200 horas, y el resto, hasta una media de 1.800 horas de trabajo al año, se cobran como horas de “ampliación laboral” a un precio de casi el triple de la hora ordinaria. Con todo esto, aseguran desde el Ejecutivo, se conseguirá reducir el déficit de AENA y rebajar las tasas un 15%.

Nuevamente este Gobierno se ha enfrentado a un problema que no es nuevo. Han pasado otros gobiernos, pero una vez más ha sido éste el primero que afronta el problema, cuya actual gravedad surge del convenio de 1999, cuando gobernaba el Partido Popular. Nada más conocer la aprobación en Consejo de Ministros del Real Decreto Ley, el sindicato de controladores aéreos, USCA, anunció que iniciará las acciones legales necesarias para defender la vigencia del marco legal del Convenio del Colectivo en vigor


Vídeo de EP: El ministro de Fomento ya anunciaba medidas:



Vídeo EFE: Cómo quedarán los aeropeurtos

1 comentario:

angel dijo...

Ya es hora que el gobierno "controle a los controladores", que ganan en un año lo que los de a pie en diez, hay que poner coto a tal desvario, aún a pear de las típicas huelgas en Semana Santa y Verano. Al fin.

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)