Política Economía Comunicación Personas Confidencial

martes, 1 de diciembre de 2009

La culpa fue del columpio

Este país llamado España es demasiado maniqueo. Me estoy refiriendo al caso de Aitana, la niña de Tenerife que falleció a causa de una mala caída y que desembocó en la detención de su padrastro, Diego P.V., y su posterior  linchamiento  mediático y finalmente puesta en libertad al concluirse que era inocente. 
Han sido un montón de días en los que los medios de comunicación han mostrado a este hombre como un asesino despiadado y violador de menores utilizando como argumento un parte médico y sin esperar a que fuera juzgado y condenado. Una actitud que le ha hundido la vida al ser juzgado y condenado mediáticamente.

Ahora, la autopsia ha demostrado que Diego P.V.es inocente y que todo se debió a una mala caída desde un columpio de la pequeña, que los mismos médicos que dieron el parte de denuncia no supieron valorar días atrás cuando la llevaron a urgencias tras caerse.
He escuchado todo tipo de insensateces desde entonces. Desde el Gobierno canario se asegura que ellos no tienen  que pedir perdón porque el protocolo que se lleva a cabo en casos de maltrato infantil  se ha cumplido perfectamente. Los médicos, en su papel corporativista, aseguran que han realizado bien su trabajo. Los “popes” de la prensa, por su parte, también dicen que era una noticia de interés que estaba contrastada por una fuente de toda solvencia, el parte médico, que había que publicarla y que ellos no son responsables.


En definitiva, aquí han destrozado la vida de un hombre y nadie es responsable. Quizá el único responsable que aún no ha eludido su responsabilidad es el columpio desde el que la pequeña Aitana se cayó.
Pues bien, yo si me considero responsable de este linchamiento, así que pido desde estas páginas de gacetilla perdón a Diego. Se lo pido desde mi humilde condición de ser humano que no se paró en su momento a poner en duda una información de un organismo oficial. Soy culpable de ser tan manipulable y Diego, te pido perdón por el daño que te haya podido hacer en mi pensamiento.



2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto que en este caso se cumplió, al pie de la letra, el protocolo de "detección precoz de la violencia de género". ¿No se ha enterado de lo que dispone este protocolo en virtud de la Ley 1/2004 y de los métodos de detección precoz vigentes en aplicación de la discriminación positiva? Si Diego hubiera llevado a Urgencias un varón de 3 años, la cosa habría sido muy distinta. Lo que es yo, nunca voy a acompañar al hospital a una mujer accidentada. Por si acaso.

Manuel Santaella dijo...

Usted ,y perdoneme que se lo diga, no me ha entendido o no ha querido entenderme, que todo es posible. No se trata de que sea niño o niña (a mi me parecen bien y correcto cualquier protocolo para detectar malos tratos físcos, psíquicos o sexuales.A los violadores y maltratadores ni agua). Aquí el problema es que se trata de una cadena de "errores" de los que nadie ha pedido disculpas.El protocolo es un buen protocolo, pero no me diga que se aplicó bien el protocolo cuando no parece que sea cierto. Un médico no puede confundir una alergía con quemaduras de cigarrillos o ver desgarros vaginales donde no los había. Un político, aunque tenga razón, no puede mostrarse en actitud chulesca diciendo que él no tiene que pedir perdón a nadie. Un periodista no puede publicar por publicar algo de tanta gravedad sin estar completamente seguro (no se le calificó ni de presunto). Un saludo.

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)