Política Economía Comunicación Personas Confidencial

martes, 23 de febrero de 2010

Un PP de “Aznares y Rajois “



Dijo un muy millonario presidente del Real Madrid que ése era un club de “zidanes” y “pavones”, en referencia a que construiría un equipo de superestrellas pero en el que tuviera cabida la cantera. Pues bien, este Partido Popular de Mariano Rajoy se asemeja mucho al club de los amores de quien fuera su segundo presidente, y el del Gobierno de todos los españoles, aunque eso sí, las estrellas son tratadas con especial deferencia al contrario que a algunos hombres y mujeres de la cantera del partido. Y si no que se lo pregunten al segundo de Gallardón, al ex secretario general del partido en Valencia, o a la diputada autonómica del PP de Cataluña Montserrat Nebrera o incluso a la mismísima María San Gil.

Un claro ejemplo de “libertad de expresión” es el que goza la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre. La “lideresa”, como ya es conocida en la Villa y Corte, no tiene ningún problema en Génova para decir lo que piensa, o lo que le da la real gana, sea o no oportuno o interese o no al partido. Innumerables han sido las disputas con su presidente nacional por asuntos tan diversos como Caja Madrid, financiación territorial e incluso se ha atrevido a mantener un pulso con su líder para ser líder a nivel nacional, aunque al final no actuó. La penúltima ha sido marcar la política de Rajoy al pedir ayer lunes en la Ejecutiva del PP (unos dicen que irónicamente) la formación de un Gobierno de concentración nacional para hacer frente a la crisis.

Me gustaría hacer una pequeña reflexión a esta boutade dicen sus allegados, de la “lideresa”. Lo que ha propuesto Aguirre es sencillamente lo que Rajoy no se atrevió a proponer durante su intervención en el Parlamento durante el debate sobre economía celebrado la pasada semana. Rajoy hizo el ridículo pidiendo a los diputados socialistas que abandonaran a su jefe Zapatero. Esperanza en su Ejecutiva, le ha dicho lo que tenía que hacer y no hizo.

Y en ésa anda últimamente la presidenta de los madrileños como niño con zapatos nuevos y pasándoselo, suponemos que muy bien, a costa de la política nacional. Esperanza Aguirre es en sí misma la polémica y ha obligado una vez más al presidente del partido conservador,  Mariano Rajoy, a señalar hoy martes que Esperanza Aguirre, hizo un “comentario irónico” y nada más. Rajoy, antes de la reunión con su Grupo en el Senado aseguró que “no se puede confundir un comentario irónico con una propuesta” que “no se ha producido”. “Un comentario irónico no es una propuesta”, insistió.

Pero no ha sido el único. El vicesecretario general de Política Regional y Local del PP, Javier Arenas, hizo lo propio este martes al pedir que no se confunda “un comentario irónico” con una propuesta del partido.

Pero la presidenta madrileña sigue erre que erre con la política nacional y hoy mismo, en el debate que ha mantenido sobre la crisis en la Asamblea de la Comunidad de Madrid ha exigido a Zapatero, al que ha calificado como el culpable de la crisis (como si la autonomía que ella preside no tuviera responsabilidades en empleo, por ejemplo), la eliminación de cinco ministerios, entre ellos el de Igualdad al que ella calificó en otra nueva muestra de ironía berlusconiana como de “igual-da”.

Ya para entonces había hablado Aznar que, como buen discípulo y admirador de il Cavalieri, se ha unido a la cruzada contra Zapatero. El día de la ya célebre peineta en la Universidad de Oviedo acusó al Gobierno de haber olvidado de los “pilares de la transición” y, añadió, que el Gobierno socialista liderado por José Luis Rodríguez Zapatero no tiene ya autoridad moral ninguna porque “se han fundido el país”. Fíjense la altura cultural del discurso de quien fuera presidente de nuestro país “se ha fundido”.

También salió en su defensa Rajoy que calificó de “simple anécdota” la peineta del ex presidente. Pero Rajoy ha contado con la colaboración del actual presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, quien también ha justificado el gesto de Aznar, pero éste con el argumento de que la peineta “'tiene antecedentes en la Roma clásica”. “Es un gesto admitido en civilizaciones que han sido cunas de conocimientos, como Roma o Grecia”, aseguró.

Al PSOE le hacen poca gracia las gracias de algunos ilustres del PP. Su portavoz parlamentario, José Antonio Alonso ha dicho que “nosotros no vamos a banalizar la política económica, como está haciendo el PP” en clara referencia a la sugerencia de Aguirre, para quien Cristóbal Montoro y Javier Arenas podrían formar parte de un hipotético Gobierno de concentración.

Alonso se ha preguntado si la presidenta madrileña habrá hablado con los dos para pedir “nada menos” que sean ministros con el Gobierno del PSOE, si se lo habrá planteado al presidente de su partido, Mariano Rajoy, o si su actitud es la de “tomar decisiones por el líder del PP”.

El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Ridao, ha ido más allá al asegurar que si lo que pretendía la presidenta madrileña era ironizar le parece muy preocupante que se “frivolice” en plena crisis económica porque la situación “no está para bromas”. Y si su planteamiento fuera serio, entonces tiraría por el suelo la estrategia de Rajoy, porque, si el PP hubiera apostado por el Gobierno de concentración, ya lo habría dicho el propio Rajoy en el pleno del Congreso de la semana pasada.

El partido conservador  debe comenzar a atar los cabos sueltos de su partido porque esta “berlusconización” de la derecha española tiene tintes de continuar  por mucho tiempo y el único que puede mandar parar es el propio Rajoy. El mismo Rajoy que exclamó no hace mucho: “Jesús que tropa” y esa tropa está en el PP.

La “berlusconización” de la derecha española:

Aznar, que tiempos aquellos:



Aznar y el vino:


Aznar y el escote de la periodista de Cuatro Marta Nebot:


Esperanza Aguirre: Hospital Ramón y Cajal:


Esperanza Aguirre y el “hijoputa”:


Y el talante de señor Fraga con un miembro de su equipo antes de una entrevista en Antena 3 TV:


1 comentario:

angel dijo...

Ya está bien de tanta pirueta dialéctica, sea de la Sra. Esperanza, o del impresentable Sr. Aznar, deberían tener mucha más mano izquierda, perdón derecha, para saber que cuando hay bastante gente reunida, para sus discursos, o exabruptos peineteros, saben que van a salir en primera plana. Evidentemente a ellos se la ventilan, pero yo de ellos no andaría con chiquitas, pues las fanfarronadas se pagan en las urnas. ¿o es que no se acuerdan por desgracia del 11m.? Tan ciegos están, porqué si es así, que continuen.

La visión de un ex soldado de Irak

DISCURSO DE MIKE PRYSNER, ex soldado destinado en Irak indicando quienes son el enemigo verdadero de su pais.

El Tiempo (pincha la provincia)